“Estamos ante un trabajo que asume la extrañeza de la existencia para abrazarla con más fuerza que nunca, llegar al fondo de ella en toda su intensidad. “Nunca sentí la vida como ahora que la pierdo”. “No soy nada sino mi dolor, sólo dolor”. “Tan certero es mi amor / que hasta por tus heridas sangro yo” son sólo algunas de las líneas extraídas de un disco tan emocionante y visceral como lo que Alfaro siempre ha entregado. O incluso más. Y sin malditismos, por favor: su humor canino aparece también con más nitidez que nunca” (David Saavedra). “Extintor de infiernos” y “Camisa hawaiana de fuerza” son dos de las mejores canciones que Alfaro ha escrito jamás.