Con este proyecto tenemos una intención muy clara: acercar el pop a los niños.

Pretendemos desmarcarnos tanto de las canciones didácticas a las que les tienen acostumbrados en la escuela, como de la música descafeinada “de adultos” que puedan escuchar a diario por la tele, y embarcarlos en un viaje por otros sonidos.

Es la música pop una fórmula perfecta en la que las letras hablan de todo aquello que nos interesa, de lo que nos importa, nos conmueve, nos hace reír, nos pone melancólicos…, y la música se organiza en pegadizos estribillos que resuenan en nuestras cabezas noche y día, convirtiendo las canciones en la banda sonora de nuestra vida. En Petit Pop llevamos todo este entramado al terreno de los niños. Combinamos un repertorio compuesto expresamente para ellos con aquellas canciones de pop independiente que por su sonoridad y temática mejor puedan conectar con un público infantil.

Pese a no tratarse de un concierto “didáctico”, sí se trata de un concierto participativo, en el que los niños tendrán que implicarse en el espectáculo para que este se vaya desarrollando.

La puesta en escena es sencilla, sin disfraces ni artificios, dejando todo el protagonismo a las canciones.