Cassette para los niños es el primer disco de Acuario, el proyecto en solitario del líder de Nudozurdo, Leo Mateos. Nacido de la necesidad de componer, arreglar y producir en casa, Acuario es un cóctel de sonidos que provienen de sintetizadores analógicos de otras décadas y software digital lleno de samplers donde el corta-pega adquiere un papel primordial. En el primer disco de Acuario han colaborado David Unison en las programaciones y  Ricky Lavado (Standstill, Egon Soda) en las baterías. Un proyecto luminoso y espacial cuyo título hace referencia al carácter analógico del proyecto y al feliz universo de los niños.